La Guerra Fría (I)

La guerra fríaTras la caída al pozo de la desesperación justo antes de Navidad, el que ella accediera a venir conmigo a pasar un par de días en casa de mi madre hizo que los días y meses del frío invierno fueran días extraños.
Sin todavía ser capaz de aceptar la pérdida, y convencido de que su marcha fue fruto de una decisión no demasiado meditada, dividí mi tiempo y mis energías en dos partes, cómo no, siempre el plan A y el plan B; esa manera de ser que hace que nunca consiga llegar a ninguna parte, que esté continuamente intentando nadar mientras guardo la ropa.

SIDE A

Por una parte hice lo que se supone que una persona con respeto por sí misma debería hacer en este caso: comenzar a reconstruirme por dentro y por fuera. Pasé cientos de horas leyendo sobre el tema, buscando experiencias de gente que hubiera pasado por la misma travesía del infierno, fórmulas mágicas y no tan mágicas que me ayudaran a sufrir menos, o al menos a acortar el sufrimiento. Comencé a hacer todas aquellas cosas que habían quedado aparcadas por no haberles dedicado el tiempo que necesitan, ese tiempo que, cuando estamos con la persona que amamos, dedicamos a estar con ella.
Volví a retomar el dibujo, dos veces a la semana entre gente de gustos similares, haciendo algo que realmente sé que hago -o puedo hacer- bien.
Me apunté a clases de canto, algo que nunca había hecho, si bien siempre me habría gustado dedicarme a esto.
Me uní a un par de grupos de -cómo llamarlo- terapia dramática. Talleres de expresión corporal que es verdad que me ayudaron a sacar un poco de oscuridad de mi interior.
Y sobre todo, me puse más en serio con la fotografía. Consiguiendo contactar con otros fotógrafos, con modelos con las que trabajar… todo ello para ir redescubriendo qué era lo que me hacía sentir que sirvo para algo, que mi vida entera es algo más que una larga e irremediable equivocación.
Creo que no haber dejado el trabajo cuando todo explotó fue una buena decisión, algo que me mantuvo en mis trece por mucho que no me gusta NADA. Pero eso de tener algo que ocupaba mis días, que me obligaba a levantarme, ducharme, salir de casa cada mañana, de relacionarme con otra gente, y por supuesto, que me daba dinero que si algún día mi vida recobra el sentido espero que me sirva para algo.

SIDE B

Por otra parte, muy poco a poco, no sé si por pena o porque se iba dando cuenta que la vida conmigo al fin y al cabo no era tan horrible, ella se fue dejando querer. Nunca jamás lo expresó diciendo “vamos a intentarlo”; durante estos meses de guerra fría su actitud fue como alguien a la expectativa, como si yo me encontrara en una evaluación continua. Sin acercarse demasiado, para que yo nunca llegara a confiarme, a sentir que “ya estaba hecho”.

En febrero fuimos un par de veces a esquiar juntos y durante esos días, sin muchas demostraciones de cariño por su parte, logré que bajara un poco la guardia. Eso ayudó a que el hielo se fuera derritiendo durante los meses siguientes. Fuimos juntos de vacaciones de verano, durante las cuales tengo que decir que se me llegó a olvidar la pesadilla de lo pasado hasta entonces.

Pero tras cada ilusión pasajera, había que volver a la vida real. La vida en la que cada uno volvía a su rutina diaria, a vivir por su lado. Y por temor a que todo se viniese abajo, nunca me atreví a preguntarle qué sentía. Y ella tampoco soltaba prenda, haciéndome sentir que seguía evaluándome. Esa sensación de vacío que me llenaba de frío por dentro.

Anuncios

2 pensamientos en “La Guerra Fría (I)

    • Hola.
      Espero ansioso tu versión de lo que ella puede pensar. De hecho, comencé este blog para que, si había alguna mujer entre la audiencia, me pudiera dar alguna clave de qué demonios pasó… tal era mi desconcierto.
      Entonces será un nuevo post en tu blog? Avísame cuando lo tengas.
      Muak.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s