Esto duele

depressionEsta debe de ser la fase de duelo. Me ha costado llegar, pero aquí estamos.

Ahora reconozco como míos los síntomas, el dolor intenso, intensísimo, ese que te aprieta el estómago. La insatisfacción por todo. La incapacidad para concentrarme. El quedarme sin fuerzas. Lo negro, negrísimo que vería el futuro si lograra verlo. El llanto seco. Sigue leyendo

El estigma de la soledad

lonelinessHoy he salido a dar una vuelta. Hoy era la fiesta de la Mercè en Barcelona y la ciudad estaba en ebullición con miles de actos en la calle. El parque de la Ciutadella estaba lleno de gente. He ido a tomar el sol, a ver que se cocía por allí, y de paso salir un poco de casa para que me diera el aire.

Sé que en los momentos más bajos de la depresión que sin duda estoy recocinando en mi cocina mental particular, es un tema tabú ponerse a reflexionar sobre temas trascendentales como este, pero al ver tanta gente por ahí, no he podido evitar pensar en la soledad. No sólo en la mía, tema recurrente en mi blog y en mis días y noches, sino en la soledad que sin duda es la enfermedad más grave que acucia al ser humano occidental. Sigue leyendo

Vuelta al mercado: el panorama de las webs para conocer gente

the dating game 615Por mucho que mi ego se resiste a dejarla ir y que todos los manuales dicen que NUNCA se tiene uno que poner a buscar el clavo que supuestamente ayuda a sacar el clavo anterior sin dejar pasar un tiempo prudencial, me registré en unos cuantos de esos sitios para conocer gente que tanto abundan en internet.

Se dice que tras sufrir un golpe emocional, se requiere un periódo de duelo que puede durar desde semanas hasta años. El golpe en mi caso fue demoledor. El duelo inmenso. Pero me resisto a dejar que el tiempo pase sin hacer nada. Aunque no digo que esta sea la mejor manera de hacer algo. Pero para alguien que no tiene con quien salir a los lugares habituales, es una de las pocas alternativas que hay. Sigue leyendo

La Armadura del Miedo

ElllevarunaarmaduraNo, no se trata del título de una peli de serie B de la productora Hammer. La armadura del miedo es esa coraza que a modo de costra se nos va adheriendo a la piel a medida que sufrimos decepciones, desamores, golpes varios… en fin, la vida misma. Dentro de esta coraza, que es la mismísima frontera exterior de lo que se suele llamar “zona de confort”, se está calentito y seguro. Allí dentro vivimos con nuestras propias convicciones, dándonos la razón a nosotros mismos, asumiendo esas cosas que nos da miedo preguntar, repitiendo esos mantras tan sutilmente autodestructivos que acceden al hilo musical de nuestra cabeza sin nosotros saber cómo.

Si fuéramos simples islas sin conexión, como huevos en una huevera, esto sería lo que nos protege de la intemperie, ayuda a mantener el calor, la humedad apropiada, nuestra certeza de que tenemos razón y de que “estamos bien”. Pero ay de los pollos que, por muy bien que estén dentro, no consiguen salir del huevo… acaban muriendo, ¿no?

Sigue leyendo

La Guerra Fría (II)

mil_pedazosY el frágil equilibrio se rompió. Sin tan siquiera haber intentado arreglar algo que ella decidió dar por muerto ante los primeros signos de enfermedad, dijo que ya no podía más. Que “estaba cansada de luchar”. Que no podía aguantar más que yo intentara cambiarla. No podía seguir “sintiéndose culpable por todo”.

Era el fin.

Sigue leyendo

La Guerra Fría (I)

La guerra fríaTras la caída al pozo de la desesperación justo antes de Navidad, el que ella accediera a venir conmigo a pasar un par de días en casa de mi madre hizo que los días y meses del frío invierno fueran días extraños.
Sin todavía ser capaz de aceptar la pérdida, y convencido de que su marcha fue fruto de una decisión no demasiado meditada, dividí mi tiempo y mis energías en dos partes, cómo no, siempre el plan A y el plan B; esa manera de ser que hace que nunca consiga llegar a ninguna parte, que esté continuamente intentando nadar mientras guardo la ropa. Sigue leyendo

Hablando de vacío (II)

vacio2Esa palabra, vacío, es el causante de la mayoría de horas de bajón emocional que causa el que la que creías que era la mujer de tu vida te abandone.

Vacío del pasado, ese sentimiento que a veces me invade de haber invertido en mi relación con ella los mejores años de mi vida. El pensar en todo lo que he puesto en juego. Pero como ya creo que he dicho antes, pensándolo más fríamente, todo que veo echando la vista atrás es nostalgia y agradecimiento, por los buenos momentos que hemos pasado juntos. Sigue leyendo